EN DEFENSA DE LXS ADOLESCENTES

 

Estamos viviendo la época que,todo el mundo denomina ADOLESCENTE. Durante nuestro paso por ella, la misión principal que debemos hacer es desarrollar nuestras capacidades sentimentales e intelectuales, ¡tarea bastante complicada!.

Os voy a presentar lo que los psicólogos llaman self-fulfilling prophecies, las proferidas que se cumplen simplemente por decirlas. Si digo a

alguien casi a diario que es un torpe, tiene muchísimas posibilidades de acabar siéndolo, del mismo modo si digo a alguien que es un gran artista, también tendrá muchas posibilidad de llegar a serlo.

 

Nos cansamos de escuchar constantemente que nos toca pasar la crisis de la adolescencia, que sí o sí nos va a llevar a conductas irresponsables, falta de madurez y un largo etc que nos conduce a un inevitable caos y de tanto escucharlo nos damos cuenta de que eso es lo que espera nuestro entorno mas cercano de nosotrxs.  Lo vemos reflejado en las lecturas de nuestros padres, ¡de pronto! se cubren de libros y artículos con títulos como: “¡Socorro!, ¡Tengo un hijo adolescente!”, “Mi adolescente me vuelve loco” o “Manual para padres desesperados con hijos adolescentes” o peor aún, “No mate a su hijo adolescente”. ¡Madre mía que losa cargamos antes de empezar!.

Pero queremos deciros que, por muy raro que os pueda parecer, casi siempre estamos satisfechxs de nuestra vida. Nos gusta ser adolescentes, y somos mucho mas capaces de lo que nuestro entorno piensa, y tenemos que manifestarnos y defender nuestro extraordinario talento.

Tenemos que tomar las riendas de nuestro aprendizaje, hacernos cargo de los mandos de nuestro desarrollo y de todas las formas que se nos ocurren, esto ¡es lo que estamos pidiendo a todas horas! pero en la mayoría de los casos no nos sabes escuchar o no sabéis interpretar nuestros mensajes.

Confiar en nosotrxs, que sintamos que estáis sentados a nuestro lado, en este especial viaje por nuestra adolescencia y llevando nosotros los mandos de nuestra vida, viajaremos buscando  la propia identidad, la necesidad de independencia, la negociación, el establecimiento de nuevas relaciones familiares y podremos asumir responsabilidades.

Somos conscientes de la importancia de nuestra etapa, sabemos que podemos mejorar nuestra inteligencia, gestionar mejor nuestros sentimientos, cambiar aspectos de nuestra personalidad, y eso ¡nos pone euforicxs!. Esta ansia de libertad nos invita a liberarnos de limitaciones y miedos personales injustificados.

¡Queremos aprovechar la energía de nuestra edad, y desarrollar una pasión!.

Esperamos que una nueva idea de la adolescencia, más vigorosa, exigente y optimista, llegue anuestro entorno.

Sara Carriedo. Co-fundadora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *